jueves, 26 de septiembre de 2013

73.

¿Alguien sabe qué es el llamado... CAMINO DE LOS EXCESOS?

Alguien me dijo que es el resultado de la frase: Renovarse o morir. Cuando se tiene un momento crítico en la vida, un momento en el que dices, esto no puede seguir así; ¿esto? seguir anclada en un momento que te dejó en shock, un momento en el que te paralizas y no eres consciente de lo que está pasando, un momento en el que te llenas de ansiedad y de lágrimas, y que al día siguiente, lo imaginas como una película, ¿yo he vivido eso? Quizás se asemeja al día siguiente del parto, ya no recuerdas el dolor que sentías, parece una película que viste antes de quedarte dormida. Se podría decir perfectamente que ese camino de excesos no sigue una tendencia fija, hay quien le da por comer, hay quien le da por pintar o quien le da por limpiar. Después, está el camino excesivo de querer seguir sintiendo. Echar de menos aquella rutina de tenerle y besarle. Y por miedo a darte cuenta de lo que está pasando, decides "caminar".
Lo malo de este camino de excesos es que realmente estas sola, muy sola, sino, no tendrías porque hacerlo.
Pero cuando se convierte en una bonita costumbre sana, ¿qué haces? Pregúntate, ¿quieres parar?
¿puedes parar? o la más importante ¿debes parar?
Yo me atrevería a decir que la más determinante es la última, " ¿debes parar? ", sinceramente no se qué hace menos mal, seguir el camino o parar de golpe y darte cuenta, sería como un golpe contra un muro. Sinceramente, pienso que entonces sí que te sentirías más sola, aún más.
¿Cual es la solución?

Estos caminos que digamos te aportan ciertos pildorazos, porque no son más que eso, pequeños instantes que te aportan felicidad, y a la vez una felicidad nostálgica, que te hace recordar lo que es sentir, sentir amor. Al fin y al cabo sentirte vivo.
Pero, ¿y las consecuencias? En eso no se piensa, ¿para qué? Se suele decir que realmente lo que conviene a una persona es lo que se desea en ese momento (sin pasarse, hay que tener límites, por amor propio, no por otra cosa...). Pero al fin y al cabo, esto te consumirá y tú misma, por tu propio pie, vas a buscar la soledad.
Parece que no, y llámame loca, pero al igual que las drogas o el alcohol, esto también produce una "adicción" que te hace no parar, por no querer dejar de sentirte así en esos momentos, pildorazos, de felicidad.


Al fin y al cabo, con esto, ¿qué quiero decir?
Cuando tienes una costumbre, cuesta mucho cortarla de raíz.
¿Sabes ahora lo que es un camino de excesos?
Ahora te propongo otra pregunta, ¿serenarse o seguir " living la vida loca "? ahí está la pregunta sin respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Corazones rotos