jueves, 22 de diciembre de 2011

59.

Aquí estoy de nuevo, sola, paseando una y otra vez por mis pensamientos.
Ha sido una noche muy larga, demasiado tiempo en vela mareándose una en un sin fin de recuerdos.
El día amanecía acorde con mi corazón, lluvioso y demasiado frió, uno de esos días que me hubiera quedado en la cama, con la manta por encima de la cabeza y con ganas de seguir durmiendo para que mis pensamientos dieran una tregua.
Pero al leer vuestros comentarios me he sentido arropada y querida, vuestros, sí... vosotros los que ya no estáis, y habéis estado conmigo aun siendo lo mio nada comparado con lo vuestro.

Pero yo sigo aquí, intentando luchar contra todo esto... es cierto, no se merece ni estas lineas, ni yo... Os la merecéis vosotros, los más grandes.

He estado a cientos de kilómetros de vosotros todo este tiempo y ahora que os tengo aquí, aunque sean vuestros rastros escritos en un papel, a tinta, con un bolígrafo mordisqueado por cualquiera, no es lo que me gustaría recordar de vosotros, pero me conformo teniendo vuestro cariño y recuerdos grabrados entre lineas qué puedo decir todo lo que me hizo pasar aquel tiempo ha servido para algo muy grande, contenta estoy de ello.

Pero los recuerdos se agolpan en mi cabeza... los malos puedo decir que se llevan la palma, pero aquellos días de saltos en las camas, aquellas conversaciones de madrugada, aquel chaval que os tenía locas, aquellas conversaciones que derivaban a mundos desconocidos, las clases, todo eso junto con veros sonreír día tras día aun con vuestros problemas... evidentemente compensa con creces todo lo malo, aquellas noches sin dormir, aquellas complicaciones, aquellos días en los que el sol no salía y no veíais más que el fondo del bater, o el techo de un quirófano...

Una de mis peores características es que me dejo llevar por la locura y quien me conoce, sabe que es así, porque no concibo la vida sin dolor... pero es cierto, ya quedo demostrado, pero tengo que estar sin vosotras y es duro, creerme, y por mas que intento luchar con estos sentimientos se me hace muy difícil... que razón tenia aquel que dijo que cuando consigues la felicidad, basta un contratiempo para olvidarla.

Creo que no tengo mucho más que decir, es curioso, y tengo que reconocer que Lucía, fue la más grande de todas, que hay una canción para ti de Skillet "Lucy", la cual recalco y concluyo con ella esta entrada:

Hola Lucy, me acuerdo de tu cumpleaños.
Yo sé que haría todo diferente si tuviera la oportunidad
Pero todo lo que tengo son estas rosas para dar
Y no me puedes ayudar
Aquí estamos
Ahora estás en mis brazos
Lucy y yo caminando de la mano
Lucy, yo no quiero terminar
Sólo pido otro momento entre tus ojos
Nos vemos en otra vida
En el cielo, donde nunca nos despedimos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Corazones rotos