martes, 5 de abril de 2011

43.


- Gracias.

+ ¿Y eso? ¿A que viene?- decía mientras arqueaba una ceja.

- No viene a nada en concreto. Simplemente necesitaba decírtelo... es más no creo que sea la ultima vez que te tenga que agradecer algo... ni la única vez que te de las gracias por hacerme ver de nuevo a la vida, como algo necesario.- Mientras oía esto al principio tenía esa sonrisa picarona que iba a soltar de un momento a otro la palabra: tonto. Pero al oír eso ultimo su cara se quedo sin expresión alguna, parecía no haberlo entendido.

+ ¿Mirarla como algo necesario? ¿A que te refieres? - decía cada vez más perdida, como si no hubiera estado en algún momento de la conversación.

- A que me voy a referir, África. Antes veía la vida como un camino como algo que nos toca y punto. Ahora no.

Ahora, la veo como algo que necesito, porque solo podré estar contigo en esta vida. Y necesito estar contigo. Si no estuviera... tendría la necesidad de tener a alguien como tú. Así que... la única conclusión es que le has dado un sentido a mi vida.- Ahora sí, ahora estaba entre decirme tonto o pegarme.

+ Tu eres tonto. Tss..

- ¿Por decir la verdad?

+ Por decir tonterías...

- Sabes que no son tonterías.

+ ¿Entonces que nombre le pongo?

- ¿Por que has de ponerle un nombre?

+ Es igual... - dice girándose para marcharse.
- ¡Espera! Espera... - dije caminando unos pasos hacia ella - ¿No puedo preguntarte que pasa? no sé, tu también me das las gracias por muchas cosas, ¿por qué yo no puedo?

+ Ya...no se... la verdad es que no sé el porque... solo que no creo que yo haya echo todo eso.

- Pues no lo sé... pero lo cierto es que me has cambiado.
+ No, aun no. Pero bueno, ese no era el tema.

- ¿Y bien? ¿me lo vas a contar?
+ Pues... el resumen es que no he echo nada como para que me necesites tanto - una risa sarcástica se le escapa - es de locos ¿no?

- Un poco raro sí que es, pero lo de la lógica nunca lo llevó bien...

+ Creo que es porque somo iguales...
- Entiendo... - dije mirándole a los ojos que se le están llenando de lágrimas - aun así gracias.

+ Algo de razón sí que llevas...
- No, no, no, nunca le me la razón, o creeré que la llevo... - dije guiñándole un ojo.

+ Vale... - dijo sonriendo un poco.
- ¿Salimos un rato? - propuse de repente como por un impulso.

+ ¡¿Cómo?! - dice abriendo los ojos desmesuradamente.
- Que salgamos... - sonreí orgulloso.

+ Eso está muy bien... como esta lloviendo poco... - dice riéndose abiertamente.
- Es una oferta que no puedes rechazar no lo niegues... - dije bromeando.
+ Vale - se ríe - de todas formas es solo agua.

 
                                                                 ****



Una vez abajo en el portal...
- La verdad es que esta lloviendo bastante.
+ ¿Que pasa ahora te da miedo?- dijo taladrandome con la mirada.
- No lo digo por mí, si no porque no quiero que te mojes
+ ¿Te contrato como mi madre? No se... 
- Vamos anda, no necesito que me contrates como nada, pero como te refríes.. no me cuentes nada luego...- Lo cierto es que no quería que se resfriara... bastantes cosas le pasan ya.
+ ¡Vale!- Dijo sin oponer ninguna resistencia, y sonriendome salió del portal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Corazones rotos