lunes, 7 de marzo de 2011

42.

Ayer fue... una noche, determinante.
La madrugada ha sido un descontrol de sentimientos, una autovía de pensamientos a 200 km por hora cada uno. ¿Cómo se puede echar de menos algo, que todavía ni siquiera ha ocurrido?
Porque los sueños, son peor que los recuerdos; porque éstos al menos los has vivido, pero los sueños no y quieres que ocurran con todas tus fuerzas, aunque a veces no esta en tus manos. A veces lo que hace que no ocurra es el tiempo, la distancia, incluso el adiós, el olvido...
Pero es que... esta vez no es un sueño. Esta pasando de verdad.
He de dejar de soñar tanto y así hacerme menos daño.
Si quiero ser feliz de verdad, sin que cada día se me venga a la cabeza algún sueño, algún bonito recuerdo.. debo dejar de rayarme tanto.
Debo de decidir algo y pronto.
Pero es que...
¡No, no, no y no!
Pero es que... ¡SI!
Le quiero...
Sí, le quiero... pero no.. no creo que sea capaz de dar yo el paso.
¡Ya sé! Le diré a alguien que se lo diga... y haber si el se lanza o algo... porque de veras, no soy capaz.

Pero la tarde con él... no fue como la planeé. Aun que tampoco estuvo mal.
Todos esos pensamientos y esa esperanza de no pasar el mal rato diciéndoselo, al final no han servido de nada, hasta el lo ha estado intentando durante toda la tarde pero yo... no se lo he puesto fácil.
Y al final...

+ Borja,  no me tiembla la voz al decirlo, y mi corazón quiso salir de mí para decirte, que ayer fue sin duda alguna el mejor día de mi vida.
- ¿Que significa eso?- Le temblaba la voz, y cada vez me apretaba más la mano.
+ Que te quiero, que ayer me dí cuenta de todo, que ayer decidí que me quiero tirar a la piscina, que eres un necio, un idiota, un asco, pero te quiero. Y creo que realmente que seas así es lo que mas me gusta de ti.
- Yo también siento lo mismo-- No quería mirarme a la cara, le constaba y su voz... eran susurros de vergüenza.
+ Borja esto es normal, tranquilizate, parate y mirame.
- Supongo, pero es la primera vez...
+ Lo sé, te lo haré de la forma más fácil.
- Vale...
+ ¿Quieres salir conmigo?
- Sabes que sí, que si es lo que tu quieres, sí. Pero solo te pido una cosa, solo una, lo único que es verdaderamente importante para mí.
+ Dime.
- Sinceridad, desde hoy hasta el ultimo día.
+ Sobra que me pidas eso. Lo sabes.
- Aun así, quiero dejarlo claro.

Oh dios, el pensaba que yo estaba tranquila, pensaba que yo estas cosas las hago diariamente o algo... ¡DIOS! Intentaba no estar nerviosa para que el no se pusiera aún mas nervioso, pero aún así... quería que la tierra me tragara, no sabía que decirle, quería darle seguridad, y yo estaba... echa un manojo de nervios.
Pero le paré, y lo abracé, le dije te quiero.
Y estoy orgullosa de mi decisión.
+ Borja...
- ¿Si?
+ ¿Qué día es hoy?
- 6 de Noviembre.
+ No esta mal... mola :)
- Jajaja, te quiero África. Gracias.
+ A ti, que me has devuelto la vida.
- Eres lo mejor que tengo.
+ ¿Alguna mentira más?
- Tonta eres.
+ Ya sabes que sí.
Posdata: Te quiero.

Me acompañó a mi casa, hasta el portal. Pero no todo quedó ahí...
+ Borja, estamos pensando lo mismo, ¿verdad?
- Posiblemente. ¿En qué piensas
+ En como nos vamos a despedir y ¿tú?
- Entonces, estamos pensando lo mismo.

Entonces con un hilo de voz me dijo, dame tiempo. Me llevó hacia el, me abrazó y me dijo una ultima vez el día 6 de Noviembre, el te quiero más perfecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Corazones rotos