domingo, 13 de febrero de 2011

40.2

(Hoy habla Borja)


Hoy es viernes... hoy es el día en el cual la rutina se rompe.
Hoy habrá mucha gente con nosotros, aun así, siento la misma ansiedad por estar con ella.

No dejaba de pensar en ella, me tiene robada la mente, el alma, el corazón. Todo lo mío le pertenece y sinceramente, no sé si ella se ha dado cuenta que ahora mismo, respiro, porque no quiero perderla nunca. 

No se como, por un motivo u otro, al final nos quedamos solos ella y yo.  Todo parecía un sueño, yo quería estar contigo y de repente, saliste, y poco a poco, nos quedamos solos. No quise en ningún momento que todo terminara, no quería despertar de ese momento, quería congelarlo, y poder, tenerlo siempre presente.


Ella no era de esas que entras a primera vista por los ojos.Ni demasiado alta, ni excesivamente guapa...normal diría yo.Pero ahora me doy cuenta, de que quizá no entres por la vista, pero te quedas muy dentro, y cada día, me pareces más preciosa que ayer.
Me gustan esas caras que pones, la de enfado, la de disgusto, la de "hoy he tenido un mal día", la de "cuidado que muerdo", la de "soy feliz"...todas.
Me gusta que me provoques, que me escondas cualquier cosa ,un bolígrafo, o el móvil está bien, que lo escondas al otro lado de tu cuerpo, para hacer que mis manos se trasladen hasta tus piernas, nuestras manos entren en contacto y no se separen.¿Casualidad? Lo dudo.Y volvemos al ataque, te haces la indignada, me amenazas con que no me vas a devolver el móvil.Pones cara de seria pero te veo sonreír.Y vuelvo a posar mis manos sobre tus piernas, y tu allí tranquila.
Haga lo que haga estoy perdido...Lo siento niña, pero tu no eres nada normal, pero eso es lo que tienes y me encanta. 

Me mira, la miro, sonrío, ella aparta la mirada, “¿qué te ocurre?” le pregunto, “nada” contesta.
- Venga… sé cuando te ocurre algo, cuéntamelo.
+No es nada importante, solo es, que bueno… llevamos ya un tiempo viéndonos y… te he cogido mucho cariño, lo sabes ¿no?
Me mira, la miro, me abraza, “no me mientas nunca” le susurro, “nunca” me susurra…

Cuando después de estar mil horas juntos, llegó la hora de separarnos, y ese abrazo, que me diste al despedirnos... lo recordé durante toda la noche, pues no tenía nada mejor que hacer que soñar contigo y revivir la mejor noche de mi vida, no dijimos nada, pienso que ninguno tuvimos el valor de decir lo que el otro sentía, y me tenías confundido, por lo que no fui capaz de decirte nada, por temor a que solo fueran ilusiones mías, y que me las rompieras... No quiero que me hagas daño...

Hoy estoy seguro de que la amo.

Tengo que intentar algo, tengo que ser fuerte y valiente, armarme de lo que haga falta y decirle:
-Te quiero. Hoy, mañana y siempre.

Por que...

Me gusta pasear contigo por calles mojadas que quieren recordar cada pisada, calles vacías con un par de almas perdidas...Pararnos frente a frente, que te insinúes sutilmente, pero no tanto, no demasiado, lo justo para entender que mi mano no ha acabado en tu cadera por casualidad.Y poco a poco , acercarnos, mirarnos y abrazarnos.


1 comentario:

Corazones rotos