jueves, 25 de noviembre de 2010

27.

(Hoy habla África)

Ya hace mas de una semana que no lo he visto, me resulta lo más parecido a una droga, no porque me produzca adicción, si no por que sin conocerlo tienes esa pizca de curiosidad que te envenena de querer saber como es.

Creo que... te quiero.
La semana pasada tuve la suerte de poder verlo, aunque fueran 3 segundos el tiempo que tardó en pasar a mi lado con la bici.

No creo que el se fijara en mí, pero me alegré de poder volver a verlo. Además supuso una satisfacción puesto que eso significaba que vivía aquí, en mi pueblo, y por lo tanto suyo también.

Te aseguro, que si en ese momento la calle hubiera estado desierta, hubiera saltado y gritado hasta llegar a las nubes, pues la felicidad que albergaba mi interior era para eso y para mucho más.

Espero verle pronto, no hay nada que necesite ahora más que eso.
Quiero verte. Y lo quiero hacer ¡ya!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Corazones rotos