jueves, 28 de octubre de 2010

18.

¡ tú, sombra aerea, que cuantas veces 
voy a tocarte te desvaneces. 
Como la llama, como el sonído, 
como la niebla, como el gemido 
del lago azul !

Rimas de Becquer.

 Esos días que sin motivo aparente te lebantas feliz, esos días que estas contento porque sí, esos días en los que la sonrisa es tu mayor cualidad, esos días tán bonitos, esos días nunca acaban igual que empiezan.
Usualmente después de un poco de lluvia, podemos ver el preciado arco, sin embargo, muy pocas veces nos detenemos a pensar de que, de no ser esas pequeñas gotas y el cielo gris y encapotado, no sería posible encontrar semejante maravilla de la naturaleza.

Lo mismo nos pasa con las dificultades: al estar en medio de ellas sólo vemos las oscuridad del cielo, y la lluvia incesante, pero cuando ese tiempo de prueba pasa, sale el sol, al igual que el arco iris, como un símbolo de la esperanza, que nos ayuda a apreciar que, sin importar que tan cruda sea o haya sido la tormenta, tendremos nuestra recompensas por aguantarla hasta el final.

Todavía no conozco un ser humano que no le agrade ver la maravilla del arco iris... a algunos les traerá recuerdos más agradables que a otros, y  a algunos los hará maravillarse un poco más que a otros, sin embargo, todos al verlo, seguro que sentimos la confirmación de que, sin importar lo que pase, el sol, siempre saldrá para todos.. y el arco iris también.

Cuando tratamos de ser mejores de lo que somos, todo a nuestro alrededor también se vuelve mejor.

Eres libre para elegir... para tomar decisiones, aunque solo tu las entiendas.

Toma tus decisiones con coraje, desprendimiento y, a veces, con una cierta dosis de locura.

Solo entenderemos la vida y el universo cuando no busquemos explicaciones.



2 comentarios:

  1. Genial como las demás! ;D
    Muy buena la última frase

    ResponderEliminar
  2. No eres increible, no eres nada, no te conozco, no se si mereces este don tan maginifico que te han concedido si te digo, que desde aquí desde donde estoy, te escribo y te cuento que eres afortunada, que eres mas que increible, que lo eres todo y que no hay nada que me gustase más que conocerte, pero supongo que entre mi anonimato y tú lejanía, dificil esta, pero si aclaro y sujiero que todo el que te conozca te tenga como amiga, te tenga como algo más, es afortunado, porque vales muchísimo, no dejaré de seguirte, nunca. Jamas, porque no sé si te lo merecerás escribir así, pero nosotros nos merecemos en esta época gente, que sepa sacarle partido a ese dón.

    ResponderEliminar

Corazones rotos