miércoles, 20 de octubre de 2010

16.

- No eres normal.
Y lo peor es que me encanta que no lo seas.


Vas un día de buenas a primeras, quedas con tus amigos, y sin saberlo, le ves.
Al principio, no haces caso, no le miras, pero al final te acabas fijando, te entra esa curiosidad por las venas y piensas ¿como será?
A lo tonto, acabas hablando con él/ella, quedáis, y para que negarlo lo pasas genial, haces tonterías, te haces fotos, comes cualquier cosa, pero te lo pasas genial.
Y cuando llega la hora de despedirse, os separáis, y solo puedes pensar en él, en la tontería que pasó a las 6, y las risas de las 7, y luego piensas porque no hice le dije te quiero, porque no pasó algo...
Luego... caes en la cuenta y te preguntas a ti misma: ¿quería que pasase algo?
No se, no puedo decirte si te quiero no, porque no lo sé, no se si es porque llevo tanto tiempo sola, que ya es por necesidad enamorarme de ti, pero no lo sé, como tampoco sé si tu sientes algo por mí, y como no lo se, ¿que debo de hacer?

Da un paso adelante. Sigue el ritmo con el pie. Deja que la música mueva tus caderas. Un paso a la derecha, un paso a la izquierda, dos pasos atrás. Esto no es el progreso, pero a quién le importa.
Ahora mira a tu alrededor. Allí está el, tu compañero. Deja que la música te lleve hacia el. El conoce el juego.
O no.

Hasta que el destino me mande cualquier señal, mientras tanto me adelantaré y me fundiré en un gran abrazo contigo, te sentiré, me inundará una gran sensación de paz, una enorme serenidad y alegría. Para que cuando el momento termine, la sensación siga en mí, aunque hayan pasado los días.

Eres consciente de que hay respuestas que quizás tienen que cambiar y que es necesario partir para volver a encontrar el camino.
Te quiero.


Cometer errores es natural, irse sin haberlos comprendido hace que se vuelva vano el sentido de una existencia.

Las cosas que nos ocurren nunca son finalidades en si mismas, gratuitas; cada encuentro, cada pequeño suceso encierra un significado, la comprensión de nosotros mismos nace de la disponibilidad para recibirlos, la capacidad de cambiar de dirección, en cualquier momento, de dejar la vieja piel como hacen las lagartijas al cambio de estación.

Susana Tamáro ( Donde el corazón te lleve)

5 comentarios:

  1. Hay quienes se creen poseedores de la verdad y piensan que son los otros los que se equivocan; lo que con frecuencia les lleva a cometer siempre los mismos errores, Be, tu eres justamente lo contrarío, y pese a lo que pienses, creo que no me equivoco al decir que todos los que te leemos creemos que eres poseedora de la verdad.

    ResponderEliminar
  2. Be, eres y seras una gran escritora y estoy completamente de acuerdo con lo que han puesto en el comentario anterior, Be, eres mas grande de lo que crees, porque ademas eres tu misma y no quien los demas quieren que seas

    ResponderEliminar
  3. Be =], te conozco hace relativamente poco y me he dado cuenta que vale muchísimo expresas lo que quieres decir a las mil maravillas y en cada nueva entrada escribes cosas que como a ti nos suceden a cada uno de nosotros y por eso cada día me pongo en tu piel al leer esas cosas tan cargadas de verdad y realidad. Sabes quien soy =]

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias de verás. Muchas muchas <3

    Sé quien eres:) Jaja ^^

    ResponderEliminar
  5. Me alegra que te gustes mis opiniones!^^ <3
    sabía que tu sabrías quien soy jeje :D

    ResponderEliminar

Corazones rotos