martes, 12 de octubre de 2010

15.


Estos días en los que no se sabe, si saldrás si no saldrás, esas tardes de tiempo indeciso, nubes y sol, lluvia y calor, este Otoño tan alterado parece ser que se propone crear tardes de comerse el coco pensando en todo y en nada...
Vas saltando de un pensamiento en otro, enlazando sucesos... cayendo en la cuenta de ciertas cosas...
Es una estación consciente de lo que pasa en el mundo, una estación tan alterada como la vida propia, es una estación cautivadora a la vez que egoísta, tiene vida propia.
Lo mismo te hace tener mil momentos agradables, tanto mostrándote un paisaje fabuloso en el momento mas oportuno, dándote esa brisa que tantas veces hace falta, que lo mismo, te da tantas horas de pensar... que a veces se necesitan, pero que otras veces agotan de tal manera que acabas haciendo cosas sin pensar, se contradice tanto...

En una de esas tardes te das cuenta de que a la gente que creías que conocías, ni bien ni mal, sino que simplemente, la conocías. Te das cuenta de que no, que no las conoces, y lo que mas te molesta que por ningún motivo aparente se comporten así contigo, y te llegue a la cabeza la frase mágica, esa frase que aunque nunca la hayas dicho habrá veces que la habrás pensado... 
¡La frase mágica!
Y no es otra que:    Pensé que eras diferente.
















En el momento en que una persona tiene un problema, parece que la gente que creía conocer, le demuestra lo que realmente son, y el querido Otoño pone de su parte, y te pone la peor tarde del mundo delante, para que le des vueltas al coco, y o bien, lo haces correctamente, o después de todo actúas sin pensar.
Y aunque tu pienses si ahora me trata así, no merece la pena, pero te  molesta, porque no eres de las que dejan pasar a la gente que creías diferente, y te vuelves pesada, tan pensada que quizá "la cagues" pero eres así, y tienes que solucionar las cosas, no puedes dejar que este así, lo necesitas, y harás lo que haga falta.

También hay que pensar que gente hipócrita hay mucha, y que gente que crees conocer aun más, no sabes por donde pueden salir los tiros, no sabes si le puede dar un patatús mental a esa persona, y se comporte de una manera que no debe, pero...si el Otoño esta dispuesto a crear semejantes líos, no será otro que el Invierno quien los arregle; o eso... quiero pensar.

Otoño... me has echo llegar a la conclusión, de que no me conozco a mí misma.
Aun así:
No es fácil en la vida ir de uno mismo, nos levantamos por las mañanas y lo primero que hacemos es colocarnos el disfraz, entre otras cosas para protegernos, de lo que creemos nos puede dañar.
Hacer las cosas que sentimos, requiere madurez y por tanto, no depender de lo que opinen, digan o hagan los demás.
El entorno presiona y nosotros nos dejamos arrastrar por esa marea humana...
El amor no se busca, se siente.
John Lennon


2 comentarios:

  1. Como siempre LO AMO. Es el mejor blog que he leido nunca y nunca dejare de leerlo

    ResponderEliminar
  2. no se como lo haces ¿eres bruja o algo? como sabes que me preocupa y como sabes lo que pasa...eres increible no me canso de decirlo, me encanta como escribes. Sigue asi, eres la mejor ;)

    ResponderEliminar

Corazones rotos