domingo, 15 de agosto de 2010

9.

Salto al presente.

Y sueñas que el verano sea perfecto, sueñas con la perfección, cosa que no existe...
pero tu lo sueñas, sueñas con salir disfrutar pasarlo bien estar con tu gente, y el día que sales el mundo te mete otra ostia... una mas grande, te das cuenta de que lo que significa todo para ti, a nadie le importa, que tus amigos no son quien crees que son, esos a los que tu les cuentas todo, quienes te han apoyado y lo hacían por que les convenía.
Y llega el momento que te quedas con 3 amigos, y entra el problema de que los tres son niños, y tu eres una niña, tus padres... ¡Cinco niños y tú, en una casa!¡Quien evita la ocasión evita el peligro!
Esa que era tu vida, tu mejor amiga te pide perdón, la perdonas como siempre haces, porque no soportas ser la mala, y por una cosa u otra lo acabas siendo, ¿porque? porque la vida lo es todo menos justa, es el único calificativo que omitiría en su definición, porque ¿bonita? es preciosa, no hay nada mas bonito que la vida en sí, te lo da todo, quieres más, siempre más y te castiga. No hay nada mas justo que eso, ¿o no?

Y ahora, ahora que estas con todos, tienes amigos vuelves a tener tu mejor amiga, pero ellos no pueden ni verse, vuelves a estar en medio, otra vez en el centro del problema, y cada uno te tira de un brazo, ellos son 3 y ella 1 pero la fuerza que ejercen se equilibra al ser la misma, todo depende de lo que tú decidas, y todo el mundo dice que aceptará lo que digas, eso dicen... pero cada vez tiran mas y mas y mas y pretenden que tu les soluciones los problemas, que tu arregles lo que pasa... y no puedes, si le das la razón a uno porque se la das y si se la das al otro porque no se la das, y dicen que les da igual, pero yo eso no me lo creo.

Llega un momento en que todos te hablan a la vez todos te dicen lo que piensas a todos les ves un trozo de razón, pero no puedes actuar, te importan demasiado como para tirar una amistad sea de 2 días, 2 meses, 3 o 4 años...

Intentas que todos sean felices, complacerlos uno por uno, te divides en mil, las orejas se te hinchan de tanto escuchar, y ¿tú? tu das igual, tus amigos, te ven mal, sí, pero no te preguntan siguen hablando y hablando, siguen haciéndote la misma pregunta, ¿que hago?

Y a veces me dan ganas de ¡gritar!: ¡Y yo! ¡Que hago yo!

Y tu sigues teniendo las mismas ganas de gritar, de explotar pero si explotas... también se quejan, entonces que debes hacer? Nada. Aguantar callar y nunca mirar atrás.


Os doy las gracias a los pocos que habréis leído esto,  y ... Hasta siempre.


 Te digo adiós y, acaso, con esta despedida

 mis mejores sueños mueren dentro de mí.

 Pero te digo adiós, para toda la vida

 aunque toda la vida siga pensando en ti.


1 comentario:

  1. Doy gracias al Dios que fuere,
    Por mi alma inconquistable.[...]
    Ya no importa cuan recto haya sido el camino
    Ni cuantos castigos lleve a la espalda
    Soy el amo de mi destino
    Soy el capitán de mi alma

    Eres dueña de tí misma, nunca pierdas ese dón.

    ResponderEliminar

Corazones rotos