viernes, 23 de julio de 2010

4.


Pero la vida precisamente no se caracteriza por ser fácil, y como un libro va por capítulos, unos que duran mas años otros que duran menos, pero al fin y al cabo la vida son momentos que quedan grabados en un rincón de la mente, y cuando te pones a pensar, lo mismo te sacan una sonrisa que te sacan unas lagrimas, y como todo tiene un final.
Hay momentos en los que tienes que dejar un capitulo, uno que te habías currado perfectamente tenías buen papel y buena tinta, te habías echo a esas paginas y de repente, te dicen que se acaba, que tienes que comenzar uno nuevo, pero no te quieres desprender de ese, no puedes lo ha sido todo durante años durante la etapa de tu infancia... y te quedan días, que si lo miras bien son solo horas, horas para que termine.

Cierto día, tuve que dejar ese colegio, a mis amigos, tuve que dejar el sitio que me había criado, a mi gente... tuve que dejarlo todo.
Creo que jamás he llorado tanto como en ese momento ver a la gente con la que llevas toda tu vida llorar, ser consciente de que quizá, no los vuelvas a ver, eso con 8 años quizá no se sienta tanto como con mas edad pero seguro que se lleva peor emocionalmente.

Mi profesora me regaló una pelota, y me dijo:
- Cada vez que la veas, cada vez que juegues con ella, sentirás que nos tienes ahí, cada vez que quieras desahógate con ella, te ayudará, te ayudaré sin necesidad de estar cerca de ti.

No se si ella pensaría que yo era superdotada o algo porque no entendí una palabra de eso.
Ahora si que lo entiendo y le doi las gracias, aun conservo esa pelota, y siempre lo haré.

Todo surgió porque mi hermana tenia que hacer el bachiller y se iba a otro instituto en mi pueblo, y el colegio estaba en la ciudad, entonces yo también tenía que venirme a un colegio del pueblo.
Gracias a dios, contaba con una amiga aquí, aunque era un año mayor, tenía un pilar en el que sujetarme.
Y no sabéis como me alegro de tener amigos en cada rincón del mundo, no sabes cuando los necesitarás pero sabes que están ahí y gracias a eso, todo me fue bien.
Aquí comenzó un nuevo capitulo de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Corazones rotos