miércoles, 12 de enero de 2011

36.

Querido diario:
Nada nunca dura para siempre, pues nunca te llevas toda la vida pensando igual, sintiendo lo mismo, estando con las mismas personas. Nunca se es la misma persona durante tantos años.
Muchas son las cosas que influyen en la vida, en la forma de pensar de cualquier persona, incluso aspectos de la vida, oposiciones que esta te impone, o conocer a alguien que te cambie totalmente, de modo que ayer eras uno y hoy eres alguien diferente, y no solo por los acontecimientos que han sucedido en tu vida, también porque aveces el cambio es necesario, lo necesitas y prefieres dejar de ser quien eras ayer, para ser hoy de otra manera, la manera que deseas ser. Y es que tu vida, la eliges tú.

La vida es curiosa. Durante años, uno se pregunta cuál es el sentido de este baile. ¿Para qué luchar? ¿Por qué la vida es una eterna pelea? Sí, la vida es curiosa, y da vueltas. Llena de giros absurdos, inexplicables. La vida tiene esas casualidades tan sospechosas. Tanto, que nos hacen pensar que todo tiene un "¿para qué?", un sentido. La vida cambia todo el tiempo. No nos deja acostumbrarnos a un golpe, que enseguida viene otro detrás. Y uno se sorprende siempre. Y así sigue preguntándose por el sentido de todo. Preguntándose el sentido de estar presente en el momento y el lugar equivocados. O el sentido de ser bueno o malo. ¿Habrá premios y castigos para unos y otros? 

Aún así, el sentido de tu vida, es el sentido al que tu quieras dirigirla, de la manera que tu creas, y no dejar que las decisiones que son tuyas, las elijan otros, pues todo el mundo tiene una vida diferente, y el que sabe como es la suya es uno mismo.

Y ante todo, se debe estar orgulloso y contento de quien se es, pues aunque la vida sea injusta, se luchará siempre, y la gente, los acontecimientos que te van marcando a lo largo de ella, a esas pequeñas o grandes cosas, si se siente uno bien, hay que darle las gracias por haber echo de tí quien eres. 

Pues sin ese amor, sin ese día de lluvia, sin aquella amiga, ni aquella avispa, tu hoy no serias, lo que eres.

La vida comienza las veces que necesites.

Hay veces en las que, ser lo que somos, no depende tanto de lo que nos pasa sino de la manera con la que nos han enseñado a enfrentarlo.

Gracias vida.

2 comentarios:

  1. Vida, te quiero (:

    ResponderEliminar
  2. Una voz para la eternidad..jueves, enero 20, 2011

    Qué decir, precioso.
    Qué razón.

    ResponderEliminar

Corazones rotos