lunes, 22 de noviembre de 2010

24.

Y así, fue como con un intento de asesinato África y Borja, se conocieron.

Una tarde cualquiera, fría por lo general de un gélido mes de noviembre, África quedó con sus amigos, para un cumpleaños; La tarde empezó normal, hablaba con todos sus amigos, se reía hacía tonterías, le pasaban cosas pero ante todo, pensaba en él.
Lo tenía en frente sí, y ya estaba segura de que lo quería, pero el amor es el juego más peligroso y no se atreve, y sabe que el tampoco se atreverá. 
Salieron todos a dar una vuelta, y ella iba a su lado, hablando de cualquier cosa y mientras caminaban, sus manos se iban rozando, ya de paso ella también hacía lo posible para que su mano tocara la suya hasta que por decisión de uno u de otro, se dieron la mano, como amigos... en un principio. 
Decidieron alquilar una película y cuando llegaron a la casa de María, todos se sentaron a verla, pero cuando la pusieron algunos se quedaron fuera porque la película no era de su agrado.
El fue una de esas personas.
Pero bueno, África se quedó a verla y notó su ausencia mas que nunca, la película era de amor y lo único que hacía era pensar porque el no estaba sentado con ella viendo la película, ¡porque no estaba! lo echaba en falta tantísimo, porque veía a los actores y lo único que quería es que el estuviese a su lado y actuara igual que el actor, que la cogiera por banda y le diera el beso más alucinante de su vida.
No quiso seguir viendo una película que conseguía embajonarla pensando en él y en lo que nunca iba a pasar por su timidez o por su indecisión, fuera por lo que fuera...
Salió a fuera, los buscó y me sentó con ellos, el estaba en la otra punta, se puso su sudadera y allí se quedaron, África mirándolo embobada y el como si nada.
Hasta que lo otros, siendo más inteligente que el en este caso, los dejaron solos, aunque ella tuviera que hacer señales a mas de uno para que lo hicieran, pero bueno todo fuese por un rato bajo las estrellas con él.
No hablaron mucho, no hicieron gran cosa, pero para ella fue algo decisivo, maravilloso, y aunque no hiciesen nada de película estar a su lado bajo las estrellas y de la mano, fuese mirando un muro o abrazada a él, fue la noche que África mas ansiaba, necesitaba y esa noche que jamás olvidará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Corazones rotos