miércoles, 17 de noviembre de 2010

22.

Me encantaría saber porque los días de lluvia son los peores días.
Aún no le encuentro sentido al porqué de que un día soleado sea fantástico, y un día de lluvia sea un autentico nudo de sentimientos.
Creo que desde siempre ha estado a mi lado, aunque últimamente su presencia es más constante, más palpable.
En los malos momentos siempre encuentro su consuelo y en los buenos... bueno para los buenos momentos valemos todos, pero también está ahí.
Y hoy me ha tocado a mi estar ahí.

No os desaniméis por las ataduras que se trae entre manos, cupido, pues no conseguiréis mucho más que amargaros en un día de lluvia.
Pues aunque personalmente la lluvia no me gusta, es un fenómeno esplendido.


- Puedes seguir huyendo el resto de tus días, pero nunca conseguirás escapar del amor.


Aquella sentencia le había acompañado durante toda su vida como un estribillo en forma de recuerdo persecutorio que se reproducía internamente sin remedio. Y sin comprensión. Porque por más que trataba de analizar aquel conjunto de palabras que le recordaban a algún sueño que seguramente jamás existió, nunca hasta ahora le había encontrado sentido. Y sin embargo ahí estaba, resonando en su interior con fuerza cada vez que se aislaba de su ajetreada vida profesional de agenda repleta de cambios de última hora. Un día, mucho tiempo atrás, él también se había repetido una y otra vez el famoso "nunca más"; la gran mentira que todo despechado pronuncia, como único remedio para cerrar heridas y autoconvencerse de que jamás volverá a sufrir del corazón. Infartos del amor, como lo llamaba él. Sin embargo, aquella sentencia cobró todo el sentido cuando, aparentemente de manera fortuita, su carro chocó con la de aquella mujer en aquel mercado. Y de pronto el aferrado "nunca más" fue trasformándose en un "y si...", un "quizás", un "algún día tenía que llegar". Y mientras se miraban intensamente ajenos a todo lo demás, como si el mundo entero hubiese dejado de girar, de su boca se desprendió un susurro que no pudo frenar. "Al final no conseguiste escapar".

3 comentarios:

Corazones rotos